La Jornada San Luis
Google
z<

Viernes 3 de Febrero de 2006

Agentes estadunidenses buscaban droga en las cajas, revela diario texano

Hasta ataúdes de potosinos muertos revisó la policía de EU

 

Ni siquiera muertos, los dos vallenses que perecieron en un accidente automovilístico el jueves 26 de enero en una carretera texana, se libraron de la intromisión de la policía estadunidense, pues sus ataúdes fueron revisados cuando iniciaban el traslado hacia San Luis Potosí.

Según una crónica que apareció ayer en el periódico texano Rumbo ( www.diariosrumbo.com) , los cuerpos de Ramiro López Maciel y Miguel Alfonso Lestarjette, que fallecieron junto con otros cuatro indocumentados en un accidente al norte de Falfurrias, fueron repatriados a México la tarde del miércoles.

Trece migrantes y un pollero se accidentaron cuando eran perseguidos por una patrulla de la policía de Texas. El conductor perdió el control y se impactó contra un tráiler que transportaba automóviles.

El periódico en español consigna un último incidente de los potosinos con la policía texana. La carroza fúnebre que llevaba sus restos del condado de Alice a San Antonio para un trámite en el consulado de México fue detenida en George West por agentes del Departamento de Seguridad Pública (DPS).

“Nos detuvieron porque el mofle estaba bajo y aprovecharon para investigar la carroza, pues unos días antes unos narcotraficantes intentaron pasar 60 libras de mariguana en un ataúd”, contó Javier Corral, representante de la funeraria San Rosa, que el miércoles trasladó los restos mortales hasta San Luis Potosí.

Los cadáveres llegaron a San Antonio cerca del mediodía, pasadas las 13 horas, se internaron en suelo mexicano y enfilaron a San Luis Potosí. Se esperaba que los cuerpos llegaran a Ciudad Valles a la medianoche de ayer. Según sus cálculos harían las 610 millas (unos 977 kilómetros) de camino, en unas 10 horas.

El diario entrevistó a Pedro López, hermano de Ramiro, y Heriberto Torrean, su primo, quienes viajaron el miércoles hasta el cruce del camino rural 405 y la carretera federal 281 al norte de Falfurrias, donde murieron seis indocumentados y otros siete resultaron heridos el jueves pasado.

En el pavimento todavía podían verse las marcas del giro que hizo el tráiler cuando impactó contra la camioneta Ford F-150 de los indocumentados. Un número dos pintado en color naranja marcaba el lugar donde falleció Ramiro.

En el accidente había dos cuerpos sin identificar, según fuentes del consulado de México en San Antonio; uno de los cadáveres corresponde a una mujer que se presume podría ser mexicana.


Contáctenos | Aviso Legal


© Licitud de título y de contenido, y reserva
del uso exclusivo del título, en trámite..